Chiaroscuro    
Galerie Weisser Elefant    
mayo de 2015    
Berlín, Alemania    
     
 

 

 

La leyenda de Ovidio nos cuenta del inusualmente hermoso y juvenil Narciso (Narkissos) de quien sus admiradoras y admiradores se enamoraban perdidamente. Sin embargo, debido a su orgullo los rechazaba a todos sin corazón. Por ello fue castigado por Némesis, haciendo que experimentara el amor no correspondido en carne propia: a partir de ese momento se enamoraría de su propio reflejo. Un día mientras disfrutaba de mirar su propia imagen en el agua, cayó una hoja sobre la superficie. Las ondas generadas distorsionaron su imagen reflejada y conmocionado cayó al agua y se ahogó, pues no pudo soportar su deforme aspecto. Después de su muerte se transformó en una flor de narciso.

La palabra griega narkein que significa "aturdir", “anestesiar” (cf. Narcosis). La flor el narciso de los poetas (Narcissus poeticus), que crece también en Grecia, despide de hecho un olor muy intenso y anestesiante.

 

Atrapaluces-Noreste

         
 

Narcisos

62 Espejos, madera

7.0 x Ø 200.0 cm

2016

 

    Atrapaluces-Noreste
Espejos enmarcados con forma de pantallas de diversos dispositivos móviles contemporáneos conforman un estanque en el que los visitantes observan su reflejo. Como en el mito griego los nuevos aparatos nos castigan con narcisismo insaciable y constante dependencia.
         
 

 

    Atrapaluces-ultima
         
 

Mazzocchio

madera

Ø 99.0 x 16.0 cm

2000 / 2016

 

    Atrapaluces-ultima
         
 

Vampiros

 

    Atrapaluces-persona
         
 

Dibujo de luz

Foto © Yomayra_Puentes

 

    Atrapaluces-N
         
 

iShadows + earcons

 

    Atrapaluces-N
         
   
Atrapaluces-render
 
         
 

 

   
Atrapaluces-render